¿A qué jugamos?

En esta oportunidad quiero aprovechar nuestro encuentro para invitarlos a revisar hacia dónde nos enfocamos diariamente y hacia dónde realmente nos deseamos enfocar.

Tal vez se preguntarán qué quiero decir. Pues se los voy a explicar.

Actualmente seguro notarán que se habla y se escribe mucho de conflictos, enfermedades, pobreza, drogas, prostitución, crímenes, violaciones, corrupción y cantidades de hechos lamentables que están ocurriendo en el mundo. Si nos detenemos y fijamos la atención cuidadosamente, en los medios de comunicación y en lo que conversan gran cantidad de personas, nos daremos cuenta que pasan el día en conversaciones e informaciones orientadas a temas como los mencionados. Entonces muchos comienzan a pensar, sentir y actuar, de acuerdo al enfoque propuesto por otros. Es como formar el hábito del caos. Amigos lectores, ¿ese es el enfoque que desean? ¿Es que acaso eso no se traslada a cada área de nuestras vidas?

¿En algún momento de sus vidas escucharon frases como: “Si lo repites mucho se te queda” “Repite una y otra vez, así te lo aprendes”? Esto es válido en todo.

Se han preguntado, si muchas de las conductas agresivas o de tristeza que tantas personas manifiestan estarán influenciadas por ese enfoque. Los invito a experimentar. Primero sean sus mejores observadores y escucha, fijándose en todo lo que le prestan atención durante un día, pueden tomar nota si lo desean. Segundo, presten mucha atención a lo que conversan las personas y lo que transmiten la mayoría de los medios de comunicación. Saquen Uds. sus propias conclusiones.

Todos esos hechos ocurren, pero les pregunto: ¿Es que no ocurren muchas cosas buenas en el mundo durante el día?

No se trata de negar lo que sucede, pero vamos a cambiar el enfoque, resaltando lo bueno que hay en cada uno, lo que aporta cada país al planeta, las buenas acciones que se dan en muchas organizaciones y comunidades del planeta. Se trata de cambiar de hábitos y apostar a otro juego.

¿Qué desean para su familia? ¿Qué quieren para su país? ¿Qué desean para el planeta?

Cuando trabajamos con nuestros hijos en la formación de hábitos, se trata de repetir una y otra vez, hasta que se de la conducta por sí sola, qué pasa si lo mismo hacemos con el resto de nuestras conductas. Revisemos a qué le damos prioridad. Yo quiero saber las buenas acciones qué se dan en el mundo. ¿Y ustedes?

Por: Dalia Borges.