sentir

Todos los seres humanos fuimos creados con capacidades valiosas para lograr calidad de vida, pero con el tiempo, la mayoría las ha ido bloqueando, con estrés, conflictos, violencia, depresión, inadecuado aprovechamiento de la tecnología y medios de comunicación y en fin, en el afán de conseguir las 3 palabras mágicas: salud, dinero y amor, confundimos la ruta. Pero la buena noticia, es que el secreto lo tenemos, sólo basta acceder a él. Y una ruta segura es la Inteligencia Emocional, definida como:

El conjunto de ciertas habilidades destinadas a reconocer los sentimientos propios y ajenos de modo que sirvan para elaborar el pensamiento y la acción. Y profundizando más, tenemos que es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar estados de anímicos propios y ajenos.

¿Te suena complicado? En realidad así parece, tanto que ya Aristóteles lo había dicho:

“Cualquiera puede ponerse furioso… eso es fácil. Pero estar furioso con la persona correcta, en la intensidad correcta, por el motivo correcto, y de la forma correcta… eso no es fácil”. Aristóteles.

Imagínate…Hace como mucho tiempo que lo dijo. ¿No te parece?

Sin embargo, está más vigente que nunca. También nos dice que ya sabía de Inteligencia Emocional.

Todos tenemos emociones, es decir, todos deberíamos poder controlarlas.

Destaco  un breve concepto de emociones, como punto de partida:

Las emociones son mecanismos automáticos que preparan al organismo para diversas acciones a fin de posibilitar la supervivencia individual y de la especie.

Y a manera de reflexión:

Las emociones evitadas por largo tiempo dan lugar a una serie de problemas como son:

 

  1. Enfermedades que generan somatizaciones y debilitan el sistema inmunológico: dolores de estómago, migrañas, dolores de espalda, asma, insomnio, etc.
  2. Ansiedad: fumar, beber, drogas, adicción al trabajo, a la comida, etc.
  3. Malas o nulas relaciones.

Sé que te puedes estar diciendo: todo suena muy bien, pero qué hago.

Te propongo trabajar juntos en el rescate de la Inteligencia Emocional. Para comenzar, comparto un aporte de Daniel Goleman:

“Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, y de dominar los hábitos mentales que favorezcan su propia productividad; las personas que no pueden poner cierto orden en su vida emocional libran batallas interiores que sabotean su capacidad de concentrarse en el trabajo y pensar con claridad”.
Dr. Daniel Goleman

Pregúntate de acuerdo al aporte, ¿Cómo te encuentras? ¿Qué tal tus habilidades emocionales?

Recuerda:

“Eres el único responsable de tu felicidad, eres tú quien decide estar en paz o en conflicto contigo mismo o con los demás.”

Recibe un abrazo de Bienestar.

Dalia Borges

Fundadora de enfamiliacondalia.com