equilibrioCada meta que te has planteado necesita de varios elementos importantes para que puedas lograrla y con ellos transitar toda la trayectoria requerida.
Además de toda la chispa o luminosidad que originas por tu energía de vida, requieres de una acción constante que te ubique con objetividad en lo que te has planteado.
Para lograrlo te recomiendo llevar a cabo las siguientes acciones:
1.    Identifica la meta.
Saber lo que quieres es fundamental, así podrás organizarte, planificar, coordinar, etc., en fin conocerás lo que vas a gerenciar.
2.    Creer y sentir que eres capaz.
Puedes tener todos los recursos para iniciar un proyecto hacia la meta, pero si no te crees capaz, ya estás derrotado.
Repite con frecuencia, escríbelo o aplica cualquier otra estrategia, que te refuerce mentalmente y emocionalmente, que sí eres capaz, repite con frecuencia lo posible que es para ti hacer realidad TU META.
3.    Visualiza la meta.
Cuando visualizas lo que quieres, estás adelantándote al tiempo y te estás proyectando una imagen o película frente a ti que te ubica donde quieres estar y logrando lo que deseas obtener. Al imaginarlo estás recorriendo detalles que esa acción incluye.
Visualizar nuestro deseo es primordial, ya que nos ayuda a saber cómo lograrlo y a sentirnos mejor, entonces, pensamiento y emoción trabajan en el mismo propósito, pero hay que acompañar la visualización con acción permanente y consciente.
4.    Necesitas convencerte de que será un hecho.
Al visualizar el objetivo, es necesario persistir provocando lo que quieres hasta llegar a la meta. Para lograrla requieres convencerte. Si estás seguro que va a ser así, así será. Puede ser que varíe la fecha de ejecución o cualquier otro aspecto, pero si estás convencido, si crees que va a ser así y tienes fe, así será.
5.    Agradecimiento.
Comienza a agradecer por cada cosa que hagas y por las que vas a lograr. Anticipar a través del agradecimiento, te generará confianza y sensación de bienestar, lo que se traduce en un generador de pensamientos alineados a tu meta y a su vez en emociones satisfactorias; ambos te llevarán a acciones positivas y como consecuencia tendrás los resultados que esperas.

Las 5 acciones descritas, si las practicas con constancia, consciencia y gran compromiso, te darán recursos internos indispensables para cualquier meta que te hayas planteado.

“En la guerra, como en el amor, para llegar al objetivo es preciso aproximarse”.
Napoleón Bonaparte

Recibe un abrazo de Bienestar

Dalia Borges

Coach de la Efectividad