Muchas personas me han comentado en diferentes oportunidades que adquieren información a través de cursos, talleres y diferentes productos, que al poco tiempo se dan cuenta no aplicaron y gran parte la olvidaron.

Hoy comparto dos sugerencias muy importantes para que logres aprovechar al máximo cualquier información que llegue a tus manos.

  1. Enseña o comenta con tu familia, amigos, colegas, vecinos, compañeros de estudio o trabajo, etc. La única manera de aprender algo realmente es enseñándolo. Seguro que recuerdas con facilidad aquello que has tenido que comentar o explicar.
  2. Habla de tus ideas, tus planes acerca de la información y aplícalos paso a paso. Comienza con algo pequeño, si así te sientes mejor, pero inicia y comenta.

Si llevas a cabo estas dos sugerencias, lograrás que las personas perciban que los cambios positivos de tu vida son reales al compartir lo que tú, personalmente estás aprendiendo.

Al compartir lo que aprendes con humildad, causará un efecto muy positivo en tu entorno. Incluso las personas con quienes compartas la información y analizas tu aprendizaje, se convertirán de cierta forma en tu grupo de apoyo, esto genera elementos que te llevarán al cambio sostenible y real que buscas.

En una oportunidad leí algo que sé te va a resultar productivo:

“Aprender y no hacer es no aprender realmente. Cuando comprendes y compartes la información con otras personas, no con la intención de imponerles el cambio sino de compartir tu aprendizaje auténtico, estarás en el camino de la realización…”

Te invito a que pruebes estas sugerencias con algo muy específico y sencillo para comenzar.

¿Qué tal si compartes tu experiencia?

Dalia Borges

Coach de la efectividad.