CalmaBuscar tranquilidad, armonía o calma, cuando en nuestras mentes hay ruidos causados por las preocupaciones, miedos, angustias o rabias, es una búsqueda sin sentido, es utilizar nuestro tiempo de forma inadecuada.

Si escuchas con atención a tu mente, podrás darte cuenta del por qué de lo que sientes y entonces lograrás actuar para aquietarla, para luego iniciar momentos de calma que poco a poco te traerán bienestar.

¿Qué puedes hacer para aquietarla?

Primero, decide que quieres entrar en la zona de la calma, ya que en muchas oportunidades algunas personas identifican lo que no las deja salir del caos mental y sin embargo, una y otra vez piensan o cuentan la misma escena que los hace sentir mal.

Tomar el control para decidir entrar a la zona de la calma es esencial.

Luego puedes hacer muchas otras cosas, como:

  • Meditar
  • Hacer ejercicios
  • Dibujar y pintar
  • Escuchar música relajante
  • Orar
  • Realizar lecturas inspiradoras y positivas.
  • Entrar en contacto con la naturaleza
  • Bailar
  • Cantar

Y en fin son muchísimas las acciones que nos acercan a la zona de la calma mental, pero debes decidir aquietar tu mente, salir de la zona  de confort ligado al sufrimiento.

Nadie te puede dar armonía, tranquilidad o calma, si antes no empezó dentro de ti.

Disfruta estos días con el ser más importante: TÚ. Reflexionando y vibrando  hacia tu bienestar, eso aumentará tu calidad de vida y podrás hacer cosas mejores para los demás.

El amor y la fe están en la zona de la calma mental.

Decide qué quieres para ti y tu entorno.

Recibe un abrazo de bienestar.

Dalia Borges

Coach de la Efectividad.