Existen muchas formas para lograr actuar positivamente hacia otros, pero sin duda el ámbito más transformador es el familiar. Por eso, estudiar y prepararse es estupendo, pero si no se lleva a la vida personal y familiar, poco impactará en la sociedad de hoy.
Es hora de poner atención a las fortalezas y virtudes del ser humano que eres y luego a los que viven contigo, para que después llegues con fuerza a tu comunidad.

En ocasiones, damos mucho al exterior y se nos puede pasar por alto que para lograr los cambios que deseamos ver en la sociedad, requerimos inertir tiempo en nosotros y en nuestros seres queridos.

De nada sirve que te coloques un disfraz de super héroe o heroína para ayudar a otros y cuando llegues a casa estés tan mal que no te sientas deseos ni de hacerte el cariñito de una cena saludable y mucho menos de sentarte a conversar con la familia.

Hagamos una pausa y revisemos nuestras acciones diarias para colocar orden en el dar y recibir personal y familiar.

Evitemos darle fuerza al dicho “claridad para la calle y oscuridad para la casa”

Creando y aportando para construir lo que deseamos ver en la sociedad. Les envío un abrazo.

Dalia Borges

Coach del Bienestar con Inteligencia Emocional.

Logo-Firma-Dalia-Borges