El presente nos pide cambios más profundos. Todo cambia, por lo tanto la forma en la que educamos tal vez también lo requiera.

Desde la antiguedad muchos personajes han aportado a la humanidad la necesidad de gestionar las emociones, de manejar cuidadosamente el intelecto para evitar dejar de SER.

Hoy con tantos hechos que observamos día a día nos damos cuenta que requerimos sensibilizar más a los niños y adolescentes para lograr vivir en función de los principios y por supuesto teniendo presente el bien común.

Si pudieras añadir algo diferente y productivo a la educación, ¿qué sería?

¿Cómo podría eso beneficiar a la sociedad si se replicara en muchos niños?

Hay mucho que cambiar, pero también mucho que aportar.

Enfoquemos nuestra mente en opciones. Realices una lista de nuestras posibles acciones para colaborar con el cambio que deseamos ver en la educación.

Luego que la lista esté elaborada, vamos a establecer prioridades e iniciemos la acción.

Iniciemos con una semanal. Así nos acostumbraremos poco a poco a generar cambios positivos con nuestras acciones.

Si conoces de alguna iniciativa al respecto me encantará recibirla y compartirla.

Te regalo una cita que me pareció muy oportuna.

“El tipo de hombre nuevo que va a venir, cultivará la ciencia y la técnica con entusiasmo, pero las hará más humanas”. Romano Guardini

Me encantará recibir tus aportes.

Recibe un abrazo de Bienestar!

Logo-Firma-Dalia-Borges